Feria solidaria: otro éxito

El Rotary y LALCEC realizaron una nueva edición los días 8 y 9 de julio, esta vez a beneficio compartido entre las dos instituciones y Cala Manelli Dicilio. Además, sigue adelante la colecta de Gear SA

 

Las últimas ferias se hicieron al aire libre para respetar el protocolo del Covid

 

Un éxito total resultó la feria solidaria organizada por el Rotary Club de Rojas y la filial local de LALCEC a beneficio de ambas instituciones y de la niña Cala Manelli Dicilio, que necesita un costoso medicamento para mejorar su calidad de vida.

La feria se llevó a cabo los días viernes 8 y sábado 9 de julio pasados, en el interior y en la calle frente a la sede rotaria, en Eva Perón 522. La recaudación volvió a ser importante pero, como se sabe, la suma que necesita la familia de Cala para adquirir el medicamento es enormemente desproporcionada. De todas maneras, día a día se suman recursos a las cuentas bancarias.

Tanto el Rotary como LALCEC agradecieron profundamente a toda la comunidad por los aportes recibidos que incluyeron ropa, calzados, artículos para el hogar, cuadros, bijouterie, utensilios de cocina y mucho más.

 

LA INICIATIVA DE GEAR

Como se sabe, Gear SA organizó una campaña solidaria denominada «Toneladas de esperanza» para recaudar fondos a beneficio de la familia de Cala Manelli Dicilio. La operatoria consiste en que los productores donan soja, la empresa se hace cargo de las comisiones y el traslado a puerto, y los recursos obtenidos van a engrosar las cuentas bancarias donde se van sumando fondos para la compra del medicamento.

Refiriéndose a esta campaña, Virginia Gear, miembro del directorio de la firma, agradeció «a todos los que se sumaron a las campañas a beneficio de Cala» e invitó «a todos los que puedan seguir sumándose con quintales, con toneladas, con lo que cada uno pueda aportar».

«El proyecto es ambicioso; el dinero que se necesita es mucho; pero el granito de soja, de maíz, de trigo, de lo que sea, aporta en forma considerable. Esperamos contar con su apoyo», finalizó diciendo.

 

Virginia Gear, socia del Rotary y una de las más entusiastas organizadoras de la feria