Cristian Ford: “El parque industrial es lo que va a transformar a Rojas”

Luego de finalizado el primer mandato del intendente Claudio Rossi, el gobierno realizó una autoevaluación y determinó cuáles objetivos oportunamente planteados pudieron ser cumplidos, qué cosas podrían haberse hecho mejor, y cuáles son las «deudas pendientes», esto es, aquellas metas a las que no se llegó

 

Haciendo un resumen grueso, podríamos decir que el logro principal del gobierno encabezado por Rossi es el parque industrial, un proyecto en pleno desarrollo; y que las falencias estuvieron principalmente en dos temas: acceso a la tierra y a la vivienda, y erradicación del basural.

Sobre estas cuestiones fue interrogado el secretario de Gobierno y Coordinación, Cristian Ford, quien al respecto brindó los siguientes detalles:

«El del parque industrial es el proyecto más importante, y eso se va a poder ver, más que nada, con los gobiernos que vendrán después de nosotros. La puesta en marcha de un parque industrial dará sus frutos en el momento en que haya cuatro, cinco o seis empresas trabajando dentro de ese parque, y eso va a ocurrir luego de finalizado este mandato. Pero es una herramienta muy necesaria, algo que Rojas requería. De hecho, somos uno de los pocos municipios de la provincia que no lo tienen.

«La construcción del parque fue motivo de debate en el gabinete, hubo distintas posturas luego de la donación de Carlos Carmelino. Él tenía la intención de donar ese terreno para la construcción de un barrio, pero eso no tenía nada que ver con el perfil que va adquiriendo la zona. La ciudad hoy está creciendo hacia otro lugar, y ese sector ya se había ido transformando en sector industrial; naturalmente, las empresas se fueron instalando en esa zona. Entonces, armar un barrio en ese lugar es totalmente equivocado. Por lo tanto, las alternativas podían ser subastar eso y comprar un macizo dentro de la ciudad, para hacer un plan de viviendas con los fondos provenientes de la venta de esas veintitrés hectáreas. Pero él dijo que no, que quería utilizar ese lugar, y entonces surgió la idea del parque industrial, lo cual trae de la mano la generación de puestos de trabajo. Salto "explotó" de la mano de Arcor, y nosotros necesitamos algo así para que nos ayude a crecer. Inevitablemente, el crecimiento de la ciudad y su tasa de ocupación irán de la mano de la generación de empleo privado. El municipio no puede generar todos los puestos de trabajo. Carlitos estuvo totalmente de acuerdo con esto, y entonces surgió la discusión sobre hacerlo ciento por ciento público, o buscar un inversor.

«La realidad es que la inversión que requiere un parque industrial es muy importante, y el municipio la podría haber encarado como proyecto a largo plazo, de quince o veinte años, y luego de ese lapso tener el parque; o de lo contrario, optar por la decisión que se tomó, con la que todo es mucho más inmediato y uno puede darle soluciones a mucha gente. Es una herramienta importante para generar empleo, porque ya hay empresas de afuera interesadas, a pesar de que el parque industrial está dando recién sus primeros pasos y va a llevar un tiempo hasta que llegue la posibilidad de radicarse.

«Desde que salió la resolución, hay tres años de plazo para construir el parque. La habilitación definitiva será con la colocación del último ladrillo. Vienen, hacen la inspección, constatan que esté todo cumplido, y dan la habilitación definitiva. Los plazos ya empezaron a correr, pero pandemia de por medio los plazos se corrieron. Hoy hay gran cantidad de máquinas trabajando, haciendo la calle, el movimiento de suelo, los canales, y todo lleva un ritmo muy bueno. Esperemos que las empresas de Rojas, y las que no son de Rojas, lo encuentren interesante.

«Hay muchísimas empresas que ya se acercaron para consultar. Hay un porcentaje municipal y otro privado; se forma un fideicomiso, y el encargado del fideicomiso administra y vende los lotes. Hubo muchísimas empresas locales que se acercaron, lo cual es llamativo porque los rojenses, en general, no tenemos la capacidad para ver lo que no está construido. Acá no hubo buenas experiencias con los fideicomisos, y entonces es difícil comprar algo cuando todavía no lo ves. Pero ya se empieza a ver el movimiento, y no va a pasar mucho tiempo hasta que veamos empresas instaladas. Interesa sobre todo por los beneficios, que los hay municipales y también provinciales, que estamos gestionando. Es lo que hace atractivo a un parque industrial, más allá de la seguridad jurídica.

«Con Producción estamos trabajando en una ordenanza, previendo excenciones de la tasa de seguridad e higiene según la cantidad de empleados; tampoco pondremos derecho de construcción, es decir, tratamos de promocionar un lugar que, creemos, va a ser el puntapié final para esta costumbre de ser veintidós mil habitantes y que las empresas se vayan a Pergamino, a Junín o a Salto. Hoy, un crédito bancario tiene tasa subsidiada si estás dentro de un parque industrial. Lógicamente, después cada empresario analizará si todo esto le sirve o no, pero los beneficios están.

 

LAS DEUDAS PENDIENTES

«Cuando cerramos la primera gestión, en diciembre del año pasado, hubo una mesa de autocrítica. Básicamente, hay dos cosas importantísimas a las que no supimos o no pudimos darle solución: el acceso a la tierra, y el tratamiento de la basura. Obviamente se empezó a trabajar fuertemente sobre estos dos puntos. En Carabelas se hizo una experiencia muy interesante con ocho lotes, que salió muy bien, y esto se va a repetir en Rojas y en Rafael Obligado, generando más cantidad de lotes. Nombramos un director de Tierras, Román Bouvier, que fue el concejal que impulsó las ocho viviendas de Carabelas y permitió así que ocho familias estén pagando una cuota de unos siete mil pesos por la casa que es suya. Tratamos de cubrir esa demanda que no cubrimos en el primer mandato.

«Sobre el tema de la basura, estamos a punto de iniciar pruebas piloto en las dos localidades principales. Vamos a empezar con separación en origen de lo que es seco y húmedo. Elegimos las localidades por una cuestión de escala: los errores pueden corregirse más rápidamente cuando la población es menor. Entonces, ya se está trabajando en la separación, en la recolección y en la disposición diferenciada, porque de nada sirve que el vecino separe si después el municipio pone todo en el mismo lugar. Eso generaría frustración al vecino, y después, volver a entusiasmarlo es muy complicado. Ya estuvimos hablando con una persona de Carabelas que se haría cargo de lo seco, y veremos qué hacemos con lo húmedo. Pero vamos a empezar, iremos aprendiendo en el camino, y apuntaremos a resolver un problema muy difícil, que muchos municipios no han podido solucionar. Salto, por ejemplo, llevaba sus residuos al CEAMSE, pero ya está tratando de salir de eso porque el costo de logística es elevadísimo. Se les va de los números posibles. En Rojas se generan unas veinticinco toneladas diarias de basura. No es un tema sencillo, pero empezamos a trabajar y tenemos en claro que fue una de las deudas de los primeros cuatro años de gestión.

«La erradicación de un basural a cielo abierto no está al alcance de un municipio. Erradicarlo y sanearlo es posible sólo con el acompañamiento de la nación y la provincia.»

 

Parque industrial: La obra, en plena marcha.

Con alguna demora debida a la cuarentena, en agosto comenzaron los trabajos de construcción del parque industrial «Carlos Carmelino» a la altura del kilómetro 112 de la ruta nacional 188 (entre la planta urbana de Rojas y la rotonda de la ruta 31).

Lo primero fue la nivelación del terreno; algo que podría parecer nimio, pero en realidad es un trabajo de gran importancia, si se tiene en cuenta que hablamos de nivelar 23 hectáreas. Las máquinas continuaron luego con la apertura de la calle central.

En el lugar trabajan maquinaria pesada y varios camiones que trasladan la tierra. Previamente fueron consolidadas dos plateas de unos 2.500 metros cuadrados cada una, sobre las que se levantarán locales comerciales. Además, se completó la obra hidráulica con un canal de unos cuatro metros de ancho y dos de profundidad para escurrir el agua que baja desde las alcantarillas de la ruta 188. Se destaca que los trabajos vienen siendo tercerizados a empresas locales, por lo cual, aún lejos de su inauguración, el parque industrial ya empezó a generar empleo.

Cabe recordar que el plazo otorgado por las autoridades para la finalización de la obra es de tres años, y los trabajos comenzaron con tres meses de demora; sin embargo, el inversor Miguel Berin manifestó su optimismo con respecto a la terminación a tiempo. Según expresó, en unos dieciocho meses podría estar concluida la infraestructura.

Mientras avanzan los trabajos, crece el interés de los empresarios por conocer las condiciones para acceder a lotes y los beneficios que podrían obtener en caso de radicar sus emprendimientos dentro del parque industrial. Fuentes del gobierno señalaron que las empresas de Rojas que han efectuado consultas son «muchísimas», y que existen posibilidades ciertas de que algunas empresas foráneas muy importantes –una, prácticamente seguro– desembarque en la ciudad con la consecuente generación de numerosos puestos de trabajo.