Querido MAESTRO

Te alejaste, y nos quedamos solos con las partituras, pero tu vida fue tan “grosa” que estamos llenos de vos. Dejaste tanta enseñanza!!!

Fuiste brillante, con la música te comprometiste hasta el último momento  y con tu actividad como director, ya que mientras esperabas el día de la operación, escribiste arreglos para que los dos coros pudieran aprender el año próximo.

Supiste descubrir en nosotros la capacidad de interpretar disfrutando de cada nota, de cada compás, aunque muchos no hubiéramos cantado nunca. Pero sobre todo permitiste que nos sintiéramos protagonistas, siempre con una palabra de aliento, con alegría, con entusiasmo y con humor.

Tu gran empeño nos hizo sentir afortunados y junto hicimos un pacto para vivir plenamente en compañía de nuestros pares.

Tuviste una vida linda, con golpes muy bajos, que sobrellevaste con tu hermosa familia.

A tus hijos y nietos les dejaste una huella imborrable en el gusto por la buena música. Disfrutaste a pleno la corta carrera de Mario (otro GRANDE), que hasta logró escribir arreglos para coros. Malvina es la máxima expresión actual, logrando ciclos de música para niños, la grabación de un CD y como profesora de canto y Salvador, el león de la familia, te sigue los pasos con el aprendizaje de instrumentos musicales.

GRACIAS por tu talento, por tu humildad, bajo perfil y ejemplo constante como músico y persona.

                                             Seguirás por siempre en nuestros corazones!!!!!

                                             Hasta pronto!!!!

GRUPO CORAL CARABELAS Y CORO VICENCIAS

 

Cabezón en el festejo de los 20 años de la Agrupación Coral Carabelas