Carabelas te va a extrañar …

En un domingo gris, plomizo, con llovizna y en plena pandemia, dejó de existir una de las grandes personalidades que ha dado la vecina localidad de Carabelas, partió a un nuevo mundo el querido y recordado Antonio “Gringo” Tirabassi. La comunidad carabelense lo recordará para siempre por su bonhomía y hombría de bien, fue un gran deportista, empresario, delegado municipal, amigo y padre de familia; que dejó todo por el bien de las instituciones.

 

Como deportista abrazó la camiseta roja del Club Social y Deportivo Carabelas, jugaba de marcador central, su mejor momento lo tuvo de muy jovencito, cuando jugó para la Selección Juvenil de Rojas en 1970, llegando a la final de la Provincia, enfrentando a América de Rivadavia (perdieron 5 a 4, por penales). Plantel que compartió con algunos carabelenses, Oscar Solmi, Ramón y Carlos Cano, Matheu y Olivero.

Como empresario contó con el respaldo de su familia, en especial sus padres Don Antonio (fallecido) y Doña Lidia que aún vive en la actualidad, comenzó con una carpintería; para luego incorporarse de lleno al mundo agropecuario, donde tuvo una proyección muy importante cuando hace 25 años atrás tomó la representación de las firmas Pioneer y Nidera. Llegó a tener 25 empleados dándoles a los mismos la posibilidad de poder crecer económicamente, cosa que no es poco común en estas épocas. También tuvo chacinería.

Su empuje y dinamismo lo llevaron a realizar grandes proyectos como la creación de la Sociedad de Bomberos Voluntarios de Carabelas, una de las instituciones modelos de la zona; el nombre el Cuartel de Bomberos es, José Plácido Pláceres, esposo de su hermana Lidia Tirabassi.

También su gran participación en el Festival de Folklore de Carabelas, siendo presidente de la segunda comisión de la Asociación Comisión Cultural Carabelas, donde bajo su mandato trajo los mejores espectáculos del momento, como Los Chalchaleros, Soledad, Los Nocheros, El Chaqueño Pallavecino, Horacio Guaraní, Los Fronterizos, Los Cuatro de Córdoba, arriesgando hasta su propio patrimonio, una persona que se jugaba todo por su pueblo.

Cuando fue Delegado Municipal en uno de los mandatos del ex intendente Gustavo Vignali, y en uno de los delicados momentos de la economía en Argentina, no había dinero desde el ámbito municipal para arreglar los caminos rurales y él hacía que esos recursos aparecieran sí o sí, para que la cosecha se pudiera llevar a cabo.

Hincha fanático de River, recuerdo cuando Hugo Matheu formó la Filial del Club Atlético River Plate, denominada: Germán “Mono” Burgos, Antonio fue a buscar al arquero del millo a su domicilio en Caballito de Capital Federal. Esa noche fue una fiesta única e irrepetible, que de no ser por su gestión jamás la hubiésemos podido vivir.

En los últimos años lo veíamos junto a su familia disfrutando en su predio (que lo accedía gratuitamente), de los Festivales de Folklore; Carabelas era su vida, los carabelenses sus hermanos, este domingo acaba de dejar la tierra físicamente, pero seguramente su espíritu jovial y su sonrisa quedarán grabadas para siempre en los corazones de todos los que tuvimos la suerte de haberlo conocido.

A toda su familia desde esta hoja le hacemos llegar nuestro más sentido pésame. Nunca te voy a olvidar cuando cada vez que me veías, me decías: ¿cómo andas querido Zambu?.

Carlos Zambuto    

 

 

Antonio Tirabassi entregando una plaqueta a Soledad Pastorutti