Omar Fachile. Se consagró campeón con Boca y multicampeón con El Huracán como DT., respetado y querido por todos

En la presente edición nos toca repasar la trayectoria como jugador y director técnico de Omar Fachile, alias “Patón” o “Gallo” par su círculo más íntimo de amigos. Una persona que ha sabido cosechar el respeto y admiración de la gente, como de sus pares en el fútbol local y regional. Nacido futbolísticamente en la cantera del Club Atlético El Huracán, el estadio en barrio Belgrano lleva el nombre de su padre, “Elvio Cruz Fachile”, el cual lo recuerda con mucho orgullo. Con la camiseta aurinegra se consagró campeón en 1980 y 1981 Copa de Campeones como jugador, siendo el capitán y como DT. tuvo una racha gloriosa y muy difícil de igualar logrando cinco títulos (2007, 2009 (Local y 4 Ligas), 2011 y 2012), inscribiendo su apellido para siempre. También dirigió Boca Juniors (Campeón Interligas 1993), Juventud y Jorge Newbery. Omar es un hombre que respira fútbol y lo sintetiza de con la siguiente frase: “el fútbol me dio todo, y yo le di todo al fútbol”, apasionado y pensante, de perfil bajo, recuerda los mejores momentos de su vida deportiva, ya que, según él, es muy difícil que se vuelva a poner el buzo de DT; valora la vida, sus amistades y su familia

 

Los Fachile. Omar recibe en manos de sua padre Elvio Cruz, la Copa Challenger, conquistada por El Huracán en 1980

 

Datos personales. Omar Fachile; nació el 8 de mayo de 1952; padres: Pilar García (93 años) y Elvio Cruz Fachile (fallecido); hermano: Héctor; esposa: Esther Fellsman; hijos: Marcos, Patricio, Sebastián y Nicolás; nietos: Alma, Vicente y Mirko.

 

¿Cómo fue tu infancia, el barrio, la escuela?

“Mi infancia fue muy linda, tengo que agradecer que siempre he tenido una familia que me ha tratado de brindar siempre lo mejor para mí y mi hermano durante mi infancia, lógicamente con algunos problemas en la vida, pero a pesar de todo eso siempre la pasé muy bien. Estudié en la Escuela 4 de Noviembre, a los 11 años me trasladé a la Escuela N° 1, en la secundaria fui al Nicolás Avellaneda y Escuela Cascardo, esos fueron mis estudios. Mi barrio natal fue a una cuadra y media de la Escuela N° 1, sobre la calle 9 de Julio vivimos nosotros”.  

 

¿Dónde te formaste futbolísticamente, que recuerdos tenes de las inferiores, DT y compañeros?

“Mis comienzos en el fútbol fueron en el Club El Huracán, el fútbol siempre me gustó, recuerdo que jugaba con mi hermano Héctor, que lo hacía muy bien de cinco, hasta la quinta división y cuando se recibió fue a estudiar a Rosario y ahí tuvo que dejar. Yo la seguí de porfiado, tuve la suerte de jugar y conocer gente en el “Globo” espectacular, señores, como por ejemplo el caso de Martinito (Otto Abel Martínez), Don Luciano Cardozo, eran quienes nos guiaban. Principalmente Martinito que era la persona que organizaba todo, en todas las divisiones. Jugamos un sola final en sexta división, no tuve grandes logros en las divisiones inferiores, pero sirvió para formarme como jugador y persona”.     

 

¿Cuándo, contra quien y quien te hizo debutar en primera?

“A los 16 o 17 años, Pastorino viene a dirigir a El Huracán, él había sido el director técnico en 1968 de aquella famosa Selección de Rojas, en 1969 llega al “Globito”, entonces quería un marcador de punta izquierdo, yo jugaba adelante y Martinito fue el que le paso  mis datos y así fue como empezó todo con la camiseta aurinegra que tanto amo en la primera división”.

“Con respecto a César Pastorino fue una gran persona y motivador como técnico que me marcó, siendo él de Junín y se fijó en mí, al cual le voy a estar siempre agradecido. Armó un equipo con todos jugadores del club, los más jóvenes éramos “Nano” Mena, “Toti” Zúcaro y yo, que veníamos de la camada de jugadores de quinta división, el resto del plantel se completaba con jugadores hechos. Disputamos un campeonato cabeza a cabeza con Argentino y desgraciadamente en la última fecha nos gana el campeonato, fue una gran campaña en 1969. Luego hubo tres o cuatro años que no fueron buenos en el “Globo”, no se dieron os resultados, es como que el club quedó un poco a la deriva, hasta que llegó “Tato” Casalongue y el club empezó a marcar la diferencia en organización, en todo, se empezó a sumar gente a la Comisión Directiva, como que el club empezó a reflotar de nuevo. “Tato” arma un equipo con gente joven, con resultados no muy positivos, pero se le dio la posibilidad a jugadores que no los tenían en cuenta”.        

 

¿Qué significo ser campeón con el Globo en 1980?

“Llega “Rulo” Medina quien fue el que marcó el camino para este Huracán, que después de tantos años sin poder lograr un campeonato, en 1979 habíamos estado cerca, y en 1980 se da el campeonato después de 22 años, fue una gran fiesta porque el título se definió en nuestra cancha, frente a un rival muy digno como el de Carabelas. 1980, fue un año realmente espectacular, porque Huracán había ganado en todas las divisiones y en la cancha se calculaba que hubo unas 1.700 personas, imagínate la cancha del “Globo”, que el entorno o es muy grande, fue impactante ver la cantidad de gente”.

“Ese campeonato ganado por nosotros nos marcó un poco también porque después vamos a disputar la Copa de Campeones, donde realmente jugaban los campeones de otras ligas, los mejores de cada ciudad, donde ganamos una final increíble en Arrecifes contra San Francisco. Al año siguiente en 1981 perdemos otra final con Argentino y 1982 las finales contra Roberto Cano; pudimos haber quedado en la historia grande del club, con un tri campeonato. En 1983 se empieza a traer jugadores de fuera, y comparándolo con la época de Pastorino cuando se pierde la organización de un club es como que quedas a la deriva”.     

 

¿Siempre supiste que ibas a ser DT?

“A los 33 años dejo de jugar y me ofrecen dirigir Huracán y las cosas se dan, uno ni lo piensa, pero la pasión que uno tiene por el fútbol, me llevó a aceptar y formar equipos juveniles también, a mí me gusta hacer jugadores, un año tuvimos muy cerca de lograr un campeonato y en la semifinal desgraciadamente perdemos”.  

 

¿Contanos tu trayectoria como DT, los equipos que dirigiste y los logros?

 

“En 1992 me voy a dirigir Boca Juniors, porque en El Huracán habían decidido traer otro técnico, así que Olari en ese momento era el presidente me llevó. El que me dio una mano grande para ir a dirigir fue “Cachi” Pulisic, un compañero de alma, un compañero de la vida, yo lo había traído a jugar a El Huracán y él dirigía Boca en ese momento, entonces cuando él viene a dirigir al “Globo” le dice a Olari que me lleven para ser el DT de Boca. Gracias a él fui a Boca y a conocer otro club, por eso te digo que las cosas a veces se dan sin pensarlo, armamos en Boca un equipo bastante competitivo y en 1993 el presidente Olari se la juega todo para gana el campeonato, tanto en reserva, como en primera., yo le aseguraba que iba a armar un buen grupo, pero es muy difícil ganar un campeonato. Finalmente se armó un equipo con jugadores foráneos, de Junín Salto y Buenos Aires, era un poco difícil trabajar, pero la capacidad de los jugadores fue marcando una diferencia como para ganar el campeonato. Pero arrancó el campeonato, habían pasado cuatro fechas y habíamos perdido contra Barracas en Colón, y estuvieron a punto de echarme, pero por suerte pude seguir trabajando. Me quedó grabado Racing de Colón, con Tessone y Ereros, dos jugadores profesionales, con algunos jugadores de Buenos Aires, un equipazo; Barracas lo mismo, de Rojas habían clasificado Newbery y Carabelas; Newbery nos había ganado los tres partidos en el año, y faltando tres fechas (era una final) le ganamos y clasificamos primeros; ese partido nos marcó que Boca estaba para salir campeón. Fuimos jugar el último partido contra Barracas, un partido impresionante porque lo ganábamos 1 a 0, nos empatan, pasamos a ganarlo 2 a 1, nos vuelven a empatar, recuerdo que faltaban 2 o 3 minutos y en ese entonces no había celulares como para saber el resultado de Newbery – Carabelas que jugaban en Rojas, en ese lapso se acerca el “Tanito” Goicochea y me dice, quédate tranquilo que el partido terminó allá, y nosotros empatando éramos los campeones, imagínate me quería meter en la cancha para que terminara el partido, una locura, una gran emoción, cuando terminó el partido se desató una alegría bárbara. Ese fue el primer campeonato que gané como DT., tenía 42 años, muy joven y siempre estaré agradecido de ese club que me dio la posibilidad de seguir dirigiendo. Como premio entramos en el Torneo del Interior, una competencia muy linda, pero económicamente para el club muy deficitaria; ganamos la zona, pero fuimos a jugar a Ramallo y nos dejan afuera por muerte súbita, habíamos empatado 1 a 1 y en el alargue nos ganan”.

“En 1996 me lleva Newbery, con todos jugadores del club, un poco impensado también, el presidente era Omar Mirabet, me dice, pensá los jugadores que quieras traer. Pero en la primera práctica había 50 jugadores del club, dije que necesidad de traer jugadores de afuera y finalmente no traje ninguno, armamos un muy buen equipo, llegamos a una final que perdimos con Argentino, también agradecido de la institución rojinegra por la posibilidad que me dieron”.

 “Después estuve algunos años sin dirigir, en 2004 El Huracán propone a Fredy De Antoni para ser el técnico, siempre tuve una muy buena relación como jugador y también lo llevé para jugar en Boca, porque sabía que me sumaba como persona y como jugador; entonces me convoca como ayudante y acepté. Fredy por cuestiones de trabajo, tenía que viajar casi todos los días, deja y me hago cargo de plantel. Siguiendo mi manera de trabajar, había escuchado que Huracán tenía una muy buena quinta división, pero no ponían a los jugadores, entonces armo un equipo con todos los chicos, recuerdo que algunos padres se oponían, pero les hice entender que era la posibilidad de jugar en primera. Armamos un equipo muy joven, solamente había traído a Sandro Airet y Bartolo Almeida, donde perdimos esa final con Newbery, fue un golpe duro, porque nos habíamos ilusionado mucho con ese campeonato. Pero el fútbol es así, en 2005 Leo Martini se fue a Racing, Guido Zambuto a Gimnasia”.

“En 2005 fui a dirigir Juventud, no fue una buena experiencia, pero me siento en deuda con ese club, pero el fútbol es así y hay que asumir las responsabilidades, también en 2006 regresé para dirigir Boca sin pena, ni gloria”.

“En 2007 vuelvo a Huracán, volver a insistir y armar casi el mismo equipo de 2004, algunos estudiaban y tenían que entrenar en Buenos Aires o en Rosario, es así como se da el primer campeonato, el segundo para mí, en el club que siempre estuve y siempre voy a estar. Ese fue un campeonato realmente impresionante, porque El Huracán hacía 27 años que no salía campeón y tuvimos la suerte de ganarlo. En 2008 no tuvimos la suerte de ganarlo, nos gana Juventud la final, pero el equipo ya estaba consolidado, ya estaba el 6 Ligas y uno venía viendo los equipos que había en la zona y El Huracán estaba muy bien armado, y se me había puesto en la cabeza que teníamos que ganar un campeonato regional, entonces en 2009 lo trajimos a Marcos Ubino y Cristian Ford, se arma un gran equipo y esa final en cancha de Argentino con más de 4.000 personas, fue una fiesta. Le dimos el bi campeonato con el Torneo Local y 4 Ligas. En 2010 nos dejan afuera por goles y en 2011 retomamos la senda de victorias y de volver a repetir otro campeonato, 2012 lo mismo. Realmente agradecido a ese plantel de jugadores y cuerpo técnico, para darse el poderío de ese equipo, con el 4 Ligas llegaron a jugar 34 partidos y perdieron solamente tres, eso habla de la capacidad de los jugadores, agradecido a todos estos chicos que me dieron tanto, le dieron al club, pero a mí en lo particular me dieron mucho respeto, ganar partidos, seguramente hasta el último día de mi vida no me voy a olvidar de este grupo que se armó y de estos campeonatos que le dimos a El Huracán”.

“En 2013 no fue un buen comienzo y a raíz de eso traen a otro técnico, pero Huracán siguió ganando campeonatos, esto habla a las claras de la capacidad de los jugadores que tenía. El “Globo” no son muchos los jugadores que saca, pero los pocos que hay son muy buenos”.

“Estoy orgulloso de haber pasado por este club como jugador salí campeón en 1980 y Copa de Campeones en 1981 y haber ganado cinco campeonatos como DT, dirigiendo a estos monstruos que tuvo Huracán, que el tiempo los sabrá valorar, fue algo maravilloso”.

“Mi sueño ha sido cumplido, tanto como jugador y como técnico, no me veo como dirigente, porque a esta altura de la vida con mis 68 años hay que disfrutar de la familia, pero el recuerdo será imborrable, porque he vivido cosas muy lindas, como también ingratas. El Huracán es un club que indudablemente ha marcado una diferencia en las últimas épocas, porque ha trascendido la frontera de la ciudad, es muy conocido y reconocido por sus logros a nivel regional, y eso quiere decir que está por un muy buen camino”.                          

 

¿El apellido Fachile es sinónimo de El Huracán, el estadio lleva el nombre de Elvio Cruz Fachile, tu padre?

“El nombre y apellido de mi padre en el estadio de El Huracán fue una idea de Carlitos Mantoani, que fue tesorero del club, el cual presentó una moción diciendo que los homenajes había que hacerlos en vida, así fue como se decidió que la cancha lleve el nombre de mi viejo. Eso es el orgullo más grande que tengo, cuando nombran el Estadio “Elvio Cruz Fachile” realmente me emociona, recuerdo que a papá le gustaba hacer obras. Donde están los vestuarios había una fila de eucaliptus grandísimos y antes de ir a practicar los sábados en base a pico y pala, todos los jugadores íbamos a hacer los pozos, para que luego con un tractor con un cable de acero los sacara. Una historia muy linda de sacrificios, y ahí empieza la historia de esa construcción muy linda que hoy en día pueden disfrutar la gente de Huracán, a los cuales le estaré siempre agradecidos por tan lindo gesto”.        

 

¿Qué te dejo el fútbol?

“El fútbol me dio todo, y yo di todo por el fútbol; porque entregué horas de mi vida para estar en El Huracán, Boca, Juventud y Newbery, pero siempre estaré agradecidos a los clubes y a la gente que siempre confió en mí. Seguramente con errores, porque el ser humano siempre comete errores, si no se logra un campeonato, hay que por lo menos dejar un equipo o un grupo formado, eso lo hice con mucha responsabilidad y mucha seriedad, pienso que así se construyen las cosas, con el respeto mutuo entre dirigentes, cuerpo técnico y jugadores”.

 

¿Un mensaje final, lo que quieras decir?

“Como mensaje final no tuvimos un buen año con la pandemia, con esta enfermedad muchas familias han perdido a sus seres queridos, hay que tomarla con mucha responsabilidad, esto no es una joda, no es una gripe común, desgraciadamente por experiencia lo digo, porque me ha tocado padecer el Covid, y no fue muy lindo. Por eso a cuidarse, que este año pase rápido y que venga un 2021 repleto de salud trabajo y amor, a todos muy felices fiestas, especialmente a la gente de Rojas que pueda abrazarse junto a sus seres queridos”.

“Finalmente agradecer a la empresa que me ha dado trabajo a pesar de estar jubilado, como así también a los clubes donde me ha tocado estar; he vivido una vida muy intensa en el deporte y en mi vida particular”.   

 

Capitán. Omar Fachile posando con la terna arbitral y el colega de Compañía de Salto, en la Copa de Campeones 1981

 

El Huracán Campeón 2009. Omar Fachile posando junro al plantel de El Huracán que ganó el Torneo Local y 4 Ligas

 

El Huracán campeón 1980. Vivero, Restelli, Fachile, Maggiolo, Cioffi, Veloz, Barbieri, Gutiérrez, Parisi, González, Zambuto, Antón, Pulisic, Caire, De Antoni y Fernández