El “Piqui” Ortube. “Correr en moto es algo inexplicable, es la adrenalina en su mejor expresión”

Marcelo “Piqui” Ortube, un apasionado de la moto, comenzó a correr desde muy jovencito, lo hizo en varias categorías, en 1994, salió Campeón Provincial en la categoría 135 Standard Exterior; en 1995 corrió el Campeonato Argentino de Motos en la categoría 125 graduados; en 1996 pasó a la Categoría Reina, con una Honda CR 250. Fue Cumbre de Cristal en 1998. En 2007 tuvo un grave accidente, pero gracias a Dios se pudo recuperar, de ahí en adelante alternó las motos con el karting, hasta que su trabajo en el Banco de la Nación Argentina y su familia fueron prioridad para su vida

 

Piqui Ortube cuando conoció personalmente a Marc Márquez, su ídolo a nivel mundial

 

Datos personales. Marcelo Miguel Ortube; nació el 25 de junio de 1973 en la ciudad de Rojas. Padres: Mirta Isabel Geijo y Oscar Alfredo Ortube (fallecido). Hermanas: Carolina (Oftalmóloga, reside en la actualidad en Santa Mónica, California, USA), Verónica (Bioquímica, reside en Rojas), y Laura (Neuróloga, reside en Rosario). Su esposa y compañera de la vida, María Ana Corti, con quien tuve dos hijos (Joaquín y Benjamín). También tiene un hijo mayor que se llama Maximiliano y reside en Salto Grande (SF), dado que también trabaja en el Banco Nación como Tesorero de esa sucursal.

 

¿Dónde naciste, como fue tu infancia, el barrio y la escuela?

“Nací en el seno de una familia humilde y trabajadora. Mi papá trabajaba desde mi infancia como chofer de camiones, y luego en la recordada Gomería “El Charito” junto con el apreciado Juan Castañón. Y mi mamá como docente rural desde mi infancia hasta su jubilación.

Me crie en el barrio de la “ENNSNA”, en las inmediaciones de la plaza Moreno. Tengo recuerdos de andar todo el día en bicicleta”.

 

¿Cómo nació la pasión por las motos?

“Mi pasión por las motos nace desde muy chico, cuando con tan solo 11 años me regalan mi primera moto (una Suzuki FA-50). Corrían los años ‘80 y en ésa época había muy pocas motos. Desde los 11 hasta la fecha soy un apasionado de las motos”.

 

¿A qué edad comenzaste a correr en moto y cual fue tu primera carrera?

“Comencé a correr a fines de 1993 en torneos zonales de verano. Recuerdo que empecé con una moto alquilada ya que mis viejos nunca me habían dejado correr. Le alquilé la moto a Enrique Salez, un ex piloto de Rojas que corría en aquellos tiempos en 200 cc. en el CAM y tenía una 125 graduados con la que había corrido en los zonales.

Así fue que hice mis primeros pasos en el motociclismo deportivo en la categoría 125 cc. . La primera carrera que corrí y salí 3°, compitiendo con grandes pilotos de todos los tiempos, (Darder, Damiano, Recouso, Amén, Añón)”.

 

¿Cómo fue tu trayectoria en el motociclismo?

“Siempre mi carrera deportiva fue de la mano con mi carrera laboral, ya que comencé a correr a fines de 1993, simultáneamente con mi ingreso al Banco Nación. Tenía 20 años de edad y como ya estaba trabajando en el banco, con mi primer sueldo alquilé una moto. Luego la pude comprar, y ese año terminé 21º en el campeonato”.

“Ya en 1994, salí Campeón Provincial en la categoría 135 Standard Exterior, por delante del recordado Juan Manuel Ayerbe, quien también corría con la mecánica de Períes”.

“Después del título obtenido a nivel provincial, a principios de 1995 fui a correr al Campeonato Argentino en la categoría 125 graduados. Ese año logré subir al podio en más de una oportunidad, logrando como mejor resultado un 2° puesto en San Carlos Sud, con la mecánica de Peries. Ese año logré terminar 8° en el campeonato”.

“En 1996, tentado por la potencia y confiabilidad de la categoría mayor,  me paso a la categoría reina, con una Honda CR 250. Ese año fue de aprendizaje y adaptación a una categoría con mucha potencia y poca tracción. Ese año termino 10° en el campeonato”.

“En 1997, logré varios podios, terminando 5to en el Campeonato Argentino en la categoría mayor”.

“En 1998, gané la primera fecha en Ramona. Estuve primero en el campeonato las primeras fechas. Ese año, al estar estudiando, falté dos fechas porque se superponían las carreras con las cursadas los días sábado. Aun así, logré terminar 3° en el campeonato por detrás de Leonardo “Pucho” Bagnis (piloto y preparador de grandes pilotos a nivel mundial, residiendo en la actualidad en Miami), y de Fernando Bua (máximo campeón del CAM, y actual titular del FBR, equipo oficial Kawasaki Argentina)”.

“Ese fue mi último año completo en el CAM, al mando de la Honda CR 250, porque ese fue el año en que comencé a transitar la carrera bancaria. Ya que a fines de 1998 tuve mi primer traslado laboral a la ciudad de Junín para poder cursar mis estudios con normalidad”.

“A principios de 2000 corrí las primeras dos fechas del certamen argentino, y en mayo de ese año me nombraron Contador en la Sucursal Quiroga (partido de 9 de Julio). A partir de ahí me alejé aún más de las eventuales fechas del Certamen Argentino”.

“De 2001 a 2007 dediqué mi vida a crecer profesionalmente en el banco. Si bien mi corazón estuvo siempre ligado a las motos, la única fuente de ingresos desde que comencé a correr fue el banco. Así que continué con la carrera bancaria transitando varias sucursales como contador y luego como gerente”.

“En mayo de 2007, ya afianzado en el cargo y estando a cargo de la gerencia de la Sucursal Teodelina, alquilo una 125 graduados en el Certamen Argentino para correr una fecha, eligiendo la fecha de Totoras por la cercanía con Rojas”.

“El día domingo, en la tanda de pruebas matutina, en plena recta se me parte el pistón con la consecuente caída. Al caer de espaldas y sin el Hans, me fracturo las cervicales C6 y C7, la base del cráneo y el hueso de la órbita del ojo izquierdo.  Una muy mala caída y consecuencias graves pero con muchísima suerte. Dos meses de recuperación, sin siquiera poder ir al banco”.

“De 2007 a 2013 tuve parado respecto de las motos pero activo corriendo en Karting, con la preparación de Federico Castro en sus inicios como preparador. Fue una linda etapa con muy buenos resultados, logrando varios podios y victorias”.

“Pero hablando de sensaciones, nada iguala a la moto. En 2013, con el sabor amargo de 2007 y con las ganas intactas de volver a disfrutar de una moto de carrera, me preparé físicamente para volver a subirme a fines de ese año”.

“En Enero de 2014 vuelvo a correr en un torneo de verano en San Andrés de Giles, al mando de una KTM 125 propiedad de Germán Cabarcos. Para alegría y sorpresa de quienes me acompañaron, logré el 2° puesto en la final. Ese día, luego de 14 años sin correr, logré el 2° puesto quedando muy cerca del primero”.

“Ese mismo año corrí 4 fechas en el Certamen Argentino con resultados dispares. Ese fue el último año que competí en moto, ya que mediados de año decidí no seguir yendo por todo lo que significaba estar presente en cada fecha (entre lo económico y familiar)”.

 

¿Recordás alguna carrera en especial?

“Recuerdo la primera fecha de Ramona del certamen Argentino en 1998, en la cual gané la serie y final en la categoría mayor, con una moto privada frente a equipos oficiales.

Ese día, además de mi familia habían ido muchos amigos, dado que Ramona está a pocos kms. de Rafaela y era una de las fechas más cerca del Campeonato Argentino”.

“También me acuerdo la fecha en Formosa en 1996, a la cual asistimos solo con mi papá. El día sábado hicimos la tanda de entrenamientos como de costumbre, y el domingo a la madrugada se levantó una tormenta impresionante que imposibilitó correr ese día. Así que nos tuvimos que volver a Rojas, para luego volver el finde siguiente. Un sacrificio enorme. Las fechas del argentino eran muy lejos, y ésta era una de esas”.

 

¿Hasta qué edad corriste y si tenés algún ídolo en el motociclismo mundial?

“Corrí hasta los 41 años de edad. Tengo el privilegio de que mis hijos pudieron verme a los 41 años en un podio, disfrutando lo que tanto me gustó hacer en toda mi vida”.

“Si hablamos a nivel mundial, sigo en cada fecha lo que hace Marc Marquez en el MotoGP. Pienso que tiene la capacidad conductiva para hacer maniobras que desafían los límites de la gravedad como nadie las ha hecho hasta la actualidad. Tiene esa cualidad que lo hace un “distinto” frente al resto. Tuve el placer de conocerlo personalmente, y la verdad que impresiona lo que hace arriba de una moto”.

 

¿Correr en motos es más peligroso que el auto?

“Esta es una pregunta muy polémica que genera distintas opiniones cuando se trae a la mesa. Yo pude vivir en primera persona lo que se siente haber corrido en moto y en karting. En base a mi experiencia y a las estadísticas de accidentes con víctimas fatales en pista, pienso con seguridad que es mucho más peligroso correr en auto que en moto. En un accidente en moto, generalmente la moto sale para un lado y el piloto para otro. En cambio, en un accidente en auto, el piloto SIEMPRE queda aprisionado en el mismo auto, el cual sale disparado como un bólido hacia donde la trayectoria lo decida. Distinto es el caso de la moto en la calle, donde sí se torna más peligrosa que el auto”.

 

¿Cuál es la sensación de correr en moto?

“Es inexplicable. El momento de la largada se te para hasta el corazón. Casi ni respiras. Es adrenalina en su mejor expresión”.

 

¿Por último que significaron tus padres, en especial tu papá, un apasionado de los fierros?

“Mi papá, mi mamá y mis hermanas Vero y Lauri fueron “mi equipo” durante toda mi trayectoria deportiva. Ellas fueron quienes me acompañaban a TODAS las carreras, y quienes compartieron conmigo los buenos y malos momentos. Por darte un ejemplo, mi hermana Vero “sacrificó” su Honda DAX para poder comprar la Honda CR 250 en el año 1996”.

 

¿Un mensaje final?

“Decirles a los chicos que andan en moto que aprovechen las instalaciones del Moto Club Rojas para poder acelerar la moto adonde corresponde. No en la calle, adonde la moto SI es muy peligrosa. En mi adolescencia no pude contar con eso y que hoy haya una comisión directiva que les brinda a los chicos la posibilidad de que cualquiera pueda ir a girar es muy valioso”.

 

En 1994, cuando Marcelo Ortube salió Campeón Provincial en la Categoría 135 Standard Exterior

 

Festejo y delirio cuando ganó una carrera en Ramona, su padre lo acompaña con la bandera a cuadros