Osvaldo Vivero. Cuando ganaba de arriba, parecía tocar el cielo con su cabeza

Osvaldo Vivero, alias “El Conejo”, fue uno de esos jugadores privilegiados por su genética física, dueño de un salto privilegiado, tanto para ganar en defensa o en ataque, si bien como él dice en una parte de la nota no hizo muchos goles, pero los pocos que hizo siempre fueron fundamentales; ganador por naturaleza. Nació en la cantera del Club Atlético El Huracán, debutó en primera división un 14 de junio de 1976, bajo la dirección técnica de “Tato” Casalongue. Fue campeón con el “Globo” en 1980 y Copa de Campeones 1981. También la misma Copa de Campeones con Roberto Cano en 1983. Fue jugador del Seleccionado de Rojas en 1982 y 1984 y como si esto fuera poco se puso las camisetas de Sports de Salto, Porteño y Barracas de la ciudad de Colón. Una rica y dilatada trayectoria que terminó en Boca Juniors, pero una lesión le impidió ponerse la casaca xeneize oficialmente  

 

Argentino 1982. Osvaldo Vivero junto al plantel que representó a la Selección de Rojas, llegando a la semifinal con Pergamino

 

Datos personales. Osvaldo Vivero; nació el 17 de diciembre de 1956; padres: Osvaldo Vivero y Livia Marcazzo (fallecidos); hermanos: Oscar y Alicia; esposa: Sandra Viviana Goicochea; hijos: Juan Diego y Pilar.

 

¿Cómo fue tu infancia, el barrio, la escuela?

“Viví siempre en el barrio donde antes se le decía barrio de la Chevrolet en la calle Italia y Avenida 25 de mayo. Fui al jardín 901 y a la primaria al Departamento de Aplicación que estaba a una cuadra de mi casa; después al Colegio Nacional que también estaba a una cuadra. Termine la secundaria en el nuevo edificio donde está actualmente la Escuela Nacional (ENSNA). Mi promoción fue la primera que termino y se recibió en el nuevo edificio en 1974”.

 

¿Cómo fueron tus inicios en las divisiones inferiores del Globo, quien era el DT y compañeros?

“La verdad que jugué gracias a Martinito. Me iba a buscar todos los sábados a las 12 para jugar en la séptima. Ese año salimos campeones en esa división jugaban los mellizos Maggiolo, el Negro Mosquera, Almada, Tito Barbieri, Hugo Percivalle. El DT. era Martinito”.

“Después de ese año no jugué más. Ya en el último año de quinta división me fueron a buscar y en muchos partidos me ponían de ocho”.

 

¿A qué edad debutaste en primera y quien te dirigía?

“En primera debute el primer año que dirigía “Tato” Casanlogue en 1976. Recuerdo que teníamos un equipo de fútbol reducido en Sportivo, el técnico era el Maestro Balerio, (que después fue árbitro), el equipo se llamaba “Pomelo Neuss”.Yo jugaba de delantero con Daniel Gallo. Un día termino un partido y Tato me llama y me cuenta que lo habían designado como técnico del El Huracán y me invitaba a una práctica el sábado en el Parque. Voy y en la práctica hace dos equipos para vernos a todos. A mí me da la camiseta número 9. Me acuerdo que estaba Peto Martínez me llama y dice a ver que numero tenes y me dice, yo sabía que te iba a poner en ese puesto. Claro que no fue así Tato me puso de dos. Después en los partidos jugué de 6 con Monzón que jugaba de primer marcador central. Monzón era un jugador que traían de Buenos Aires, media como dos metros, tenía unos bigotes grandísimos, y calzaba número 39, un pie chiquito para su contextura física. El tiro libre lo pateaba él tenía una precisión y una fuerza en el disparo que no se la cantidad de goles que hizo de afuera del aérea”.

 

¿Qué significo salir Campeón con El Huracán en 1980 y Copa de Campeones en 1981?

“La verdad que en ese momento fue una alegría bárbara por los años que Huracaán no salía campeón, despues con el tiempo una toma dimensión de lo que fue el campeonato Local y de Campeones para la gente de huracán. Imagínate que el primer campeón de campeones fue El Huracán, luego jugamos una copa Interfederación donde nadie en Rojas lo hizo, la verdad fue hermoso. Era una final entre Federaciones, primero jugamos en la cancha de Jorge Newbery, ya que por reglamentación la cancha de Huracán no estaba habilitada. Fuimos A Reconquista para el partido de vuelta y la cancha ni alambrado olímpico tenia, la Copa estaba grabada con el nombre del otro equipo, pero bueno igual la experiencia y haber realizado ese viaje de dos días fue inolvidable”.

 

¿Jugaste para Roberto Cano, Sports de Salto, Porteño y Barracas de Colón?

“En 1982 Tato Casalongue dirigía Roberto Cano y sale campeón ganándonos a nosotros. Tato me lleva de refuerzo para jugar el Campeonato de Campeones, que también lo gana Cano, o sea fui dos veces Campeón de Campeones, una con El Huracán y otra con Roberto Cano”.

“También jugué un año en Porteño de Colon. Era el Campeonato Argentino y con Roberto Silva nos llevan a los dos, él jugaba de dos y yo de seis, el técnico era Delgado, jugamos un par de partidos el que más recuerdo fue en Lincoln”.

“En el 1985 fui a jugar a Sport de Salto, fue cunado Salto hizo la alianza con Pergamino. Así que jugamos con todos los equipos de Pergamino, claro que estaba Douglas que en esos momentos era muy fuerte. Igual después se jugó un local y Sport salió Campeón”.

“También jugué en Barracas de Colon, el DT. era Ramuno el ahora presidente de la Federación Norte, jugaba Araguaz ahora técnico, el Cheli Solmi, que fue presiente de Barracas, también atajaba Curita Bianchi técnico de Barracas y el cinco era Ungaretti”.

“En la selección jugué en 1982 cuando Argentino se hace cargo de la selección, dirigía Pancho Boveri y en el 1984 lo hace Jorge Newbery, dirija Raúl Linare, fue cuando llegamos a jugar contar Roque Pérez donde jubada Julio Ricardo Villa, jugador de la Selección Argentina. Jugar en la selección fue muy lindo y una gran experiencia, siempre que nos juntamos recordamos muy buenas anécdotas”.

“Anteriormente Balbo me llamo para otra selección, no me acuerdo el año. Empecé a practicar lo mas bien. Un día había un torneo de fútbol reducido en el que yo jugaba, claro era la práctica o el reducido, me fui al reducido. Al otro día tocan timbre en mi casa era Miguel Balbo, para comunicarme que me habían desafectado porque yo me había ibo a jugar y no a practicar. Fíjate que después de muchos años cuando vengo de jugar de Salto a Boca lo dirigía Miguel Balbo y me llamo como refuerzo, dejando de lado la mala experiencia que había tenido conmigo. Jugué un partido de práctica. En Salto me había lesionado mal de la rodilla así que no me sentía bien, le comuniqué que mejor dejaba porque capaz no iba terminar de jugar por la lesión y así podrían llamar a otro jugador de refuerzo porque solo se permitían dos, y dicho y hecho no jugué más”.

 

¿Tu fuerte era el juego aéreo, cual fue el gol más lindo o importante que hiciste en tu carrera?

“Tampoco hice tantos goles, pero si el que me acuerdo fue para la selección, dirigía Pancho Boveri en la cancha de Argentino contra Colon, claro siempre me acuerdo porque tengo la foto que me saco Luis Minadeo y me la regalo, en esa foto esta Ramuno marcándome”.

“El otro que también lo tengo en la memoria fue la final del Campeonato de Campeones en Arrecifes. Los tiros libres lo pateaba Pulisic, el no jugo porque estaba suspendido. Hubo un tiro libre pedí patearlo, me salió un tiro fortísimo y al ángulo, un golazo después de ese no pedí patear ningún otro más, yo sabía que era malo para eso”.

 

¿Qué significo Rulo Medina?

“Rulo fue para muchos jugadores de Huracán como el Maestro por haberles enseñado cosas como para desempeñarte lo mejor posible dentro de la cancha, además de un gran amigo que tuve en la vida”.

 

¿Qué te dejo el fútbol en tu vida?

“Lo mejor que deja el futbol es las amistades, y lo que se vive fuera de los partidos. Claro que el mejor día es el domingo para jugar y disfrutar del partido, pero durante toda la semana pasan cosas que son inolvidables para cada uno de los jugadores, técnicos ayudantes, preparadores físicos, comisión y público en general. Quien no tiene una anécdota para contar en el futbol”.

 

¿Un mensaje final?

“Espero que los clubes estén cada vez más comprometidos con los chicos brindando el apoyo social que necesitan en estos tiempo que son bastantes difíciles. A veces en los clubes se pone énfasis en lo que es la primera división que es lo que gente y el hincha quiere. Pero El Huracán demostró en estos ultimas años con jugadores genuinos se pueden lograr muchas cosas, está a la vista lo que hizo, marcó un camino que muchos clubes adoptaron. Con sus propios jugadores fue y es el único Campeón de un Cuatro Ligas en una final inolvidable para Rojas, ese año gano todos los premios de la Fiesta del Deporte como el Cumbre de Oro y también lo repitió en el año 2106, se quedó  con la triple corona obteniendo el Torneo Nocturno, Local y Tres Ligas”.

 

El Huracán 1977. Cuando jugaba en el Parque Gral. Alvear. Vezzoni, Barbieri, Alvarez, Fachile, González, Ramallo, D'onofrio, Zambuto, Percivalle y Parisi

 

En las alturas. Impresionante salto de Osvaldo Vivero, fue un gol contra Porteño de Colón jugando de refuerzo para Argentino, en el Torneo Argentino de 1982