Román Pittaluga. “El tenis era un deporte muy solitario, económicamente muy difícil de sostener y con el paddle me fue mucho mejor”

Román Pittaluga es un deportista que marcó una época para el tenis rojense, aunque como él dice, tenía condiciones técnicas y físicas, pero le faltó el factor mental para poder triunfar; sin embargo se supo reinventar con el paddle estando en lo más alto de ranking nacional. Fue el primer deportista en ganar un Cumbre de Oro en la primera edición de la Fiesta del Deporte en 1985.

 

El rojense estuvo compitiendo con los mejores del paddle argentino, en la foto, Sanz - Echegaray vs. Baigorria - Pittaluga

 

Datos personales. Román Pittaluga, nació el 30 de noviembre de 1971; padres: Sonia Beatriz Bertolotti y Héctor Alberto Pittaluga; hermana: Regina Pittaluga: esposa: Mariana Rodríguez; hijos: Alma y Sara de corazón.

 

¿Cómo y cuando nació la pasión por el tenis?

“Mi pasión por el tenis nació básicamente porque mi papá iba a jugar al Parque General Alvear, de a poquito me fui metiendo y como lo iba a acompañar a él, empecé a sentir el gustito de este hermoso deporte”

 

¿Además del tenis te gustaban otros deportes?

“No, básicamente no me gustaban otros deportes que no fuera el tenis, hice algo de fútbol, pero en realidad lo mío era lo que se jugaba con las manos, en ese sentido siempre lo tuve muy claro desde chiquito”.

 

¿Cómo te formaste tenísticamente, quien fue o fueron tus maestros?

“Mis formadores fueron Daniel Manzzoco en un principio, un profesor que venía de Pergamino y luego con Julio Ponzo, quien fue con el que más aprendí realmente y con el que mejor me fue”. 

 

¿Alcanzaste algunos logros como juvenil?

“Sí recuerdo haber ganado algunos torneos a nivel regional, perdí muchas finales a nivel nacional, y gané dos o tres competencias en menores a nivel nacional, haciendo un balance creo que estuvo bastante bien”.

 

¿Tuviste que irte a Buenos Aires para prepararte para el profesionalismo?

“A Buenos Aires para prepárame para el profesionalismo me fui en 1986, la verdad que no me fue muy bien y regresé en 1992, para dedicarme profesionalmente al paddle”.

 

¿Porque dejaste el tenis y te volviste al paddle profesional?

“Dejé el tenis porque era un deporte muy solitario, económicamente era un deporte muy difícil de sostener, además para haber llegado mucho más alto me faltaba sobre todo condiciones psíquicas, ya que lo mental no era mi fuerte. Por todo esto me volqué al paddle y me fue mucho mejor”.

 

¿Al paddle lo consideras un deporte que estuvo de moda y con el tiempo perdió vigencia, en la actualidad se sigue practicando igual que en tu época?

“Actualmente al paddle se está jugando mucho, sobre todo en Europa y en Argentina tuvo un resurgir muy importante. Para mí no es un deporte de moda, a lo mejor no se lo puede comparar con otros deportes masivos como el fútbol, básquet, automovilismo, pero creo que es un deporte que llegó para quedarse”. 

 

¿Cómo fue tu recorrido como profesional de paddle, que cosas lograste?

“En 1992 me fui a vivir a Buenos Aires, dentro de los logros importantes, gané un Torneo en Uruguay donde pudimos vencer junto a mi pareja, Damián Diez de Mar del Plata, a las tres primeras tres parejas de ranking en Argentina; Lasaigues – Gattiker; Lasaigues – Augusto y Maquirrián – Rovaleti. También logré varios títulos a nivel nacional y llegué a varias semi finales y finales. Legué a ser número 4, número 3, realmente un balance muy positivo, fueron años muy lindos con el paddle”.   

 

¿En 1985 se realizó la primera Fiesta del Deporte en Rojas y te consagrarse con el Cumbre de Oro, que significo para vos?

“En 1985 cuando se organizó la primera Fiesta Anual del Deporte la verdad que fue y es un recuerdo muy grato el haber sido el primer deportista en recibir la estatuilla del primer Cumbre de Oro, fue muy importante para mí”. 

 

¿En la actualidad seguís jugando al paddle o al tenis?

“Actualmente a lo que más estaba jugando es a la pelota paleta, pero cuando pase el tema de la pandemia y llegue la primavera voy a empezar a jugar al paddle, al tenis no jugué más”.

 

¿Recuerdo que tus padres hicieron un gran sacrificio para que llegaras a ser jugador de tenis profesional, que te faltó para lograrlo, viéndolo hoy a la distancia, porque condiciones tenías y muchas?

“Mis padres realizaron un esfuerzo muy grande para que yo jugara al tenis profesional, pero lo respondí en la otra pregunta creo que me faltó en la parte psíquica, para hacer una autocrítica era mi punto débil y nunca lo pude revertir; tenía muchas condiciones técnicas y físicas, pero no psíquicas, me faltó lo más importante para poder llegar a lo más alto en el tenis como lo es la parte mental”. 

 

¿Si volvieras a nacer volverías a intentar con el tenis?

“No sé si jugaría al tenis nuevamente, no tengo muy gratos recuerdos porque mi parte mental me jugó en contra, si lo volvería a intentar con el paddle y trataría de enfocarme para llegar a lo más alto en este deporte. En el tenis no hubiese llegado mucho más de lo que llegué”.

 

¿Cómo estas atravesando la pandemia?

“El tema de la pandemia la verdad que no la estoy pasando muy bien, porque me gusta mucho la parte social, me gusta el deporte y nada de esto se puede hacer. De todas maneras la estoy pasando bien porque estoy en familia, está todo bien, pero prefiero la vida sin pandemia”.  

 

¿Un mensaje final?

“Como mensaje final el deseo que esta pandemia se vaya lo más pronto posible, que llegue la vacuna, que todo el mundo pueda vivir normalmente, que la Argentina trate de salir de esta situación y que el 2021 nos encuentre a todos pudiendo trabajar y convivir sin este virus que azota al mundo. También mandarles un gran saludo a todos mis seres queridos y mis amigos”. 

 

Román Pittaluga fue el primer deportista en consagrarse Cumbre de Oro en 1985

 

Román Pittaluga junto al marplatense damián Diez, su compañero durante varios años